Los Nacionales quieren dar el próximo paso por fin en el 2017

Los Nacionales quieren dar el próximo paso por fin en el 2017

WASHINGTON - Cuando los Cachorros ganaron la Serie Mundial la temporada pasada, los Nacionales pasaron a ser la franquicia con más años sin ganar un campeonato en las Grandes Ligas. Los Expos de Montreal llegaron a las Mayores en 1969 y ni ellos ni los Nacionales han llegado al Clásico de Otoño desde entonces. El equipo se trasladó de Montreal a Washington en el 2005 para convertirse en los Nacionales y aunque ha ganado la División Este de la Liga Nacional en tres oportunidades, no ha podido pasar de la Serie Divisional.

La temporada perfecta para los Nacionales terminaría con ellos borrando esas decepciones y conquistando la primera Serie Mundial para la capital de los Estados Unidos desde que los Senadores de Washington se coronaron en 1924.

Y éste es el plan de los Nacionales para conseguirlo.

Lo primero es contar con salud en la rotación de abridores, que ha sido la clave de su éxito en estas últimas cinco temporadas. Max Scherzer es capaz de tener otra temporada digna del Cy Young. Junto a un saludable Stephen Strasburg, los Nacionales podrían tener quizás el mejor dúo de abridores de la Liga Nacional. Tanner Roark podría demostrar que su temporada revelación del 2016 no fue casualidad, Joe Ross necesita mantenerse sano y Gio González debe recuperarse tras un mal año para darle a Washington una de las mejores rotaciones de Grandes Ligas.

Los Nacionales también están contando con mejores actuaciones de algunos de sus bateadores, especialmente Bryce Harper. Si puede ser el pelotero que fue cuando ganó el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 2015, Harper, Anthony Rendón y Daniel Murphy deben de ser un trío muy peligroso en el medio de la alineación. Y deben de tener una gran cantidad de oportunidades para remolcar carreras con Trea Turner y Adam Eaton en base. Ryan Zimmerman y Derek Norris vienen de las peores temporadas de sus respectivas carreras, pero en Washington creen que ambos son capaces de recuperarse y aportar.

Los Nacionales no tienen un cerrador experimentado en su roster. Si no pueden conseguir uno, les gustaría desarrollarlo en casa. Quizás sea Blake Treinen quien gane la batalle durante los entrenamientos primaverales y se consolide como un eficaz taponero en los años venideros. O posiblemente Shawn Kelly haga la transición de preparador a cerrador sin mayores problemas y siga siendo un tirador dominante. Washington podría esperar a la mitad de la campaña y luego conseguir a un taponero en el mercado de cambios, como hicieron con Mark Melancon en el 2016. Incluso si el trabajo del noveno inning sigue sin resolverse, los Nacionales están contando con que su bullpen, que el año pasado estuvo entre los mejores de Grandes Ligas, siga siendo una fortaleza del club.

Este es el guion perfecto para que los Nacionales alcancen sus metas en el 2017, y si todo les sale bien, su plan es ser el equipo que acabe con la seguía títulos de la franquicia y termine celebrando la conquista de la Serie Mundial.