Severino confía en poder adueñarse de la receptoría de los Nacionales

Severino confía en poder adueñarse de la receptoría de los Nacionales

LEESBURG, Virginia - Todo luce indicar que Pedro Severino es el receptor del futuro de los Nacionales de Washington. Lo ha expresado el gerente general Mike Rizzo y, por los elogios que ha recibido el dominicano de parte de su manager Dusty Baker y algunos de los lanzadores de lujo de los capitalinos, hay pocas dudas en ese sentido.

"Cada quien hace su trabajo. No importa quién haya venido, quien sea. Tú haces el trabajo y te dan tu puesto", dijo Severino al hablar de la receptoría de los Nacionales de cara al 2017. "Cada etapa que tú pasas, cada nivel que subes, tú te adaptas al nivel en que estás".

La adaptación de Severino en el 2016, ante una dolorosa situación del venezolano Wilson Ramos-cátcher principal de Washington que se lesionó el 26 de septiembre y se perdió el resto del camino-fue bastante impresionante. El joven de 23 años de edad bateó .321 con OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.048 en 16 partidos en la recta final de la temporada regular, ganándose la confianza de Baker y entre otros lanzadores Max Scherzer, quien elogió la forma de Severino de pedir el juego detrás del plato.

"Fue súper genial, ya que ésa es la meta de cada uno de nosotros, llegar a Grandes Ligas", dijo Severino, quien participa en el Rookie Career Development Program organizado por MLB y la Asociación de Jugadores. "Gracias a Dios por darme la oportunidad de poder jugar en los playoffs. Fue una sensación genial que realmente puedo decir que mi sueño se ha cumplido. No está 100% cumplido, pero es algo inolvidable".

El joven quisqueyano fue titular en dos de los cinco encuentros que disputaron los Nacionales contra los Dodgers en su serie de playoffs de primera ronda, conquistada de manera dramática por el equipo de Los Angeles.

"Con el equipo que teníamos, pensábamos que íbamos a llegar más lejos, pero son dos equipos; uno gana y el otro pierde", comentó Severino sobre la serie de postemporada vs. los Dodgers, en la que el quisqueyano se fue de 10-1 con un doble y una anotada. "Uno nunca sabe hasta dónde uno va a llegar, pero pensaba que con el equipo que teníamos, era para ganar la World Series".

Severino, quien ha bateado .243 con porcentaje de embasarse de .294 y slugging de .338 en seis campañas de liga menor en el sistema de los Nacionales, está consciente de que aún no se le va a entregar el puesto de receptor titular del equipo. De hecho, la gerencia del club adquirió de los Padres durante esta temporada muerta a Derek Norris, un veterano que podría servir de "puente" entre esta etapa de la carrera de Severino y el momento en que éste se establezca de una vez por todas en Washington. Y también está el venezolano José Lobatón, sólido cátcher sustituto con un año más en su contrato con los capitalinos.

No obstante, si Severino continúa por el camino que lleva desde la temporada pasada, llegará más temprano que tarde ese momento para encargarse de la receptoría de los Nacionales. Definitivamente, confianza no le falta luego de su exitoso debut en las Mayores en el 2016.

"Fue algo genial, ya que (lanzadores) de la categoría de Scherzer, (Stephen) Starsburg, (Tanner) Roarke y todo el staff de Washington me han (tomado) la confianza de que yo puedo hacer el trabajo detrás del plato", expresó Severino, quien señala a Sandy Martínez en Dominicana y a Bobby Henley en Washington como dos de sus mentores más importantes en el terreno. "Probé las Grandes Ligas y creo que estoy listo para jugar (a ese nivel) y llevar un staff como el que tiene Washington ahora mismo".